1 ago. 2009

EN LA CUNA DEL AIRE


La primera luz del día , golpea en el vidrio de la ventana que da a la calle. Millones partículas ,luego de bailar por el aire , se prendieron besando a ese mar transparente y me contaron todos sus secretos.

Visitaban las torres de los templos, y se aturdían junto a la campana, lanzando su único lenguaje. Mareadas y en la falda del aire ,llegaron a unirse con el polvillo de las tizas en un aula lejana. Cuando una ráfaga las sorprendía, sus manos se tomaron fuerte y recorrían los bosques , en sus nidos, su música y sus flores, hasta descansar en el verde vestido de los árboles.

! Cómo latían sus corazones si aparecía la lluvia! . Buscaron refugio en los huecos más insólitos.

Así desde el fondo del tiempo , seguían viajando y escuchando todos los secretos de los enamorados , las trampas que hacían los niños jugando a la escondidas, los acuerdos o desacuerdos entre los políticos y los artistas de todo orden.

Cruzaron los océanos, las ciudades y los campos. A veces quedaban pegados a algunos plumerillos y más rápido viajaban, ¡ si hasta les parecían estar sentadas en un helicóptero!

Cuánta libertad y cuánta amistad .

Miles y miles de partículas democráticas poniéndose de acuerdo hacia qué punto cardinal viajarían.


. Se acomodaban a todos los transportes, algunos muy lentos , otros demasiados rápido. Eso sí , siempre conociendo el mundo humano.

Tanto me entusiasmé, que quise por un momento, ser una partícula. Viajar por todo el planeta ,llenarme con la luz solar y rodeada de oxígeno, besar otro vidrio, otra ventana, para contar una historia desde un ángulo diferente, desde el aire, abrazando nuestro planeta...


Stella Maris Taboro

http://taborolahistoriaenpoemas.blogspot.com/