2 may. 2011

LA CORRIENTE


Una anciana baja al pavimento y vuelve a subir a la vereda, sosteniéndose en un Ford
Falcon bordó estacionado sobre J. A. Pacheco de Melo (y casi avenida Pueyrredón).
El semáforo está descompuesto. Muchos taxis ocupados. Otra anciana, aferrada a una
mujer con anteojos ahumados, cruza Pacheco de Melo, y recién entonces la primera, la
amedrentada, emprende el esfuerzo superior de cruzar, más bien descuajeringándose.
Hoy, en análisis, me quedé en el repaso sustancioso y pormenorizado de mis
padecimientos físicos. Y en que ayer conocí al médico de la familia de Susy, especialista
en huesos. Le llevé las radiografías de espalda y rodilla derecha que me saqué a fines de
septiembre por indicación del traumatólogo de la obra social, quien, además, determinara
tratamiento kinésico en base a masajes, onda corta, ultrasonido, lámpara y ejercicios.
Me preocupa la rodilla: molesta tanto al subir escaleras. Lo de la espalda es ya crónico,
estoy resignado, hace media vida que me duele en ciertas posiciones y cuando escribo a
máquina. El tratamiento kinésico resultó un paliativo, y exclusivamente para la rodilla.
Pero desde hace dos semanas está la rodilla como antes de haberlo comenzado. Por otra
parte, este médico le otorgó trascendencia a los vestigios de sangre detectados en la
orina. En el examen de la rodilla localizó la movilidad excesiva de la rótula, me explicó
la función de los ligamentos, confirmó que las radiografías no evidencian lesión, y
encomendó placas de ambas rodillas con piernas flexionadas. Aseguró que no hay nada
definitivo que pueda hacerse, ni por la espalda ni por la rodilla. Está al acecho un proceso
de artrosis. Y él considera que la rótula podría, alguna vez, fisurarse.
A mi analista le hablé del Genozim. Y de la muestra de semen que el viernes llevé
al laboratorio por prescripción del andrólogo, a propósito de la escasa movilidad de
mis espermatozoides. Y claro, cuando oí “escasa movilidad de mis espermatozoides”,
me resonó “excesiva movilidad de la rótula”. Me siento raro no tomando el Genozim.
Percibía ternura por ese remedio escrupulosamente ingerido durante meses, junto
con uno de los tres (Control K, Holomagnesio y Vegestabil) ordenados por el nuevo
cardiólogo (extrasistolia ventricular cumpliendo un lustro).
He bebido té de boldo (el cardiólogo me prohibió el café, el té común, el mate), y
estoy con hambre. Me rondan ideas e ideítas, algunas sugerentes, ¿en cuál incursionar?
¿En la que abriría con un introito reflexivo sobre el enturbiamiento de algunos de
nuestros mejores recuerdos? ¿En la concerniente a la ingratitud, a las bruscas o paulatinas
desvinculaciones que nos inferimos irresponsablemente los unos a los otros? El caso
de Jorge en el setenta y cinco (¡diez años ya!), o el de Ramón en el sesenta y tres. Y la
disolución, la pulverización. Con mujeres con las que salí me quedó un sedimento...
He pedido un sandwich de pan negro, de crudo y queso, a un mozo zombie de esta
confitería Alabama. Empecé garabateando en verde, pero la Edding 1700 agotó su tinta
y la sigo en azul con una Sylvapen. Mi consumición en esta sentada ascenderá a un
austral con treinta, según los tickets. Se sorteó la lotería de Navidad y no parece que
nos hayamos favorecido Susy y yo con nuestras participaciones. Pasó una muchacha

ofreciendo Curitas y ahora invaden el local chicos mendigando. Me solazo con el tarjetón
de un instituto de investigaciones agropecuarias y bromatológicas recibido por nosotros
para la ex-propietaria de nuestra casa. Al lado de un dibujito con personajes aureolados,
reza: “¡Paz y Bien! Con la confianza plena en el Amor Providente del Señor y en la
intercesión omnipotente de la Santísima Virgen, ruego a Ud. y familia ante el Niño
Dios, encareciéndole al Salvador del Mundo los colme de sus mayores Gracias durante
1986. ¡Que Dios les Prodigue sus Prístinas Bendiciones!” Y firma un otro señor cuyo
apellido nombra al instituto. Hum... Pergeñar las características probables de alguien
capaz de redactar en serio o disponer la impresión con su clisé comercial de eso, supone
un tránsito peligrosísimo y por ello fascinante, por los desfiladeros de lo írrito (para
expresarlo con intriga).
Redondear, redondear la crónica antes de que la corriente me abandone. Pienso en
esta materia prima, en estos enunciados. Pienso en la novela que planeo. Y especulo,
también, organizando un relato con esta recortada información: En una aldea siciliana,
Enzo Gennaro Basunca es agraviado por dos amigos, hermanos entre sí. Jura vendetta.
Ofensores y familia desaparecen sin dejar rastros. Dos décadas después, Enzo se entera
de que esa familia reside en la capital de una provincia norteña. Llega a esa ciudad, los
descubre, y asesina a cinco integrantes. Es condenado a cadena perpetua. E indultado,
tras cuarenta y seis años en la cárcel, excelente conducta y precaria salud. Viaja a Buenos
Aires para visitar a su único hijo vivo, su nuera, nietos, bisnietos y tataranietos. Y en
un hospitalito de Gerli muere, antes de cumplir los cien. Fin. Desde dónde el planteo,
allí hay una historia; seca, brindarla económica; toquecitos para clima, alguna línea de
diálogo, y tal vez un título a obtener del remate.
Fin, fin. Dejaré en la mesa una cifra en billetes y monedas que incluirá propina, me
levantaré, le haré un gesto al mozo y me iré cantando, remando, sin dolor, transportado
por mis ensoñaciones, plausible, sagrado, y también yo atravesaré J. A. Pacheco de Melo,
reafirmando imprescriptibles condiciones, de prisa.